lunes, 12 de marzo de 2018

La diversificación geográfica a la hora de invertir en empresas cotizadas


Sabiendo que históricamente la economía mundial en su conjunto tiende a crecer a buen ritmo, y que es arriesgado depender de lo que pueda suceder en un único país, es siempre buena idea diversificar nuestras inversiones en empresas cotizadas en bolsa para tratar de beneficiarnos de lo primero, y cubrirnos de lo segundo.

Diversificacion geografica e inversion en empresas

- ¿Tenemos que invertir en compañías de muy diferentes bolsas para estar diversificados?


Esto es algo que me llama personalmente la atención. Hoy leía a un inversor profesional, al que le tengo personal aprecio y respeto, comentar que un inversor, para estar diversificado, tenía que tener en compañías cotizadas españolas sólo un 5% de su patrimonio. Como profesional que es, y aficionado que es un servidor, traté de buscarle la lógica, pero ciertamente he sido incapaz de encontrársela.

Acaso no estamos diversificados, si invertimos en un fondo de inversión con 30 valores cotizados en España, si la mayor parte de esos negocios, de esas empresas, venden su productos o servicios por todo el mundo (ya que, salvo contadas excepciones, hablamos de multinacionales).

Otro asunto es que debamos abarcar diferentes mercados bursátiles por la simple razón de que el español es muy reducido, un mercado que no supera las 150 empresas (y, por tanto, no siempre será fácil encontrar valor, activos que coticen razonablemente por debajo de su valor intrínseco, con tan pocas opciones). Te vas a buscar al mercado europeo, y tienes ahí miles de empresas para encontrar a las indicadas.

Invertir en bolsa y diversificar

- ¿Cotizar en un determinado país supone un riesgo per se?


Lo primero, a este respecto, que se me ha venido a la cabeza es el riesgo de que un gobierno poco serio, y falto de recursos, nacionalice o expropie empresas cotizadas. Sabiendo que se pueden nacionalizar activos presentes en determinado país (p. ej., la filial de la empresa X, cotizada española, en el país Y), desconozco si se puede llegar a nacionalizar un negocio entero por el hecho de cotizar en un país en particular.

En cualquier caso, volviendo al ejemplo de España, veo harto complicado que en país razonablemente serio como el nuestro, se vayan a llevar a cabo dichas prácticas. La Constitución Española aporta una protección razonable en relación a la defensa de la propiedad (mejorable, en este sentido, pero ahí está). Y si hubiere riesgo de producirse, siempre existiría un margen de tiempo para trasladar el domicilio y demás.

Lo que en cualquier caso no hay que olvidar, y creo que es clave volver a recordar, es que si una empresa española vende en 40 países, y nosotros invertimos en ella, nosotros estamos diversificados en esos 40 países (habría que ver los porcentajes, por supuesto, pero en principio es así). También es interesante no olvidar las enseñanzas del gran inversor Peter Lynch, que nos alertaba acerca del riesgo de empeorar nuestra cartera por nuestra obsesión por la diversificación (diworsification).

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.