sábado, 6 de enero de 2018

"La gran apuesta": enseñanzas para inversores


La gran apuesta es una genial película, que además de entretenida nos brinda la oportunidad de recordar ciertas máximas de la inversión. No mencionaré pasajes de la película en esta entrada, con vistas a que el lector que no la haya visionado pueda disfrutarla sin mayores interferencias previas, aunque sí hablaré de lo que podemos aprender de la misma a los efectos de invertir.

La gran apuesta y peliculas sobre inversion
Basada en una historia real, La gran apuesta aprenderemos además cómo funcionan las apuestas "en contra de". Imagen: El Confidencial

- El mercado no está para servirnos


"Precio es lo que pagas, valor es lo que recibes", decía Warren Buffett, y con toda la razón. Con matices sin embargo: la bolsa, el mercado bursátil, acaba por reconocer el valor intrínseco de las compañías (sea mayor o menor del precio que en su momento pagamos), pero no lo reconoce cuando a nosotros nos venga mejor.

Si invertimos a largo plazo dinero que no necesitamos, o al menos que no vamos a necesitar en mucho tiempo, no tenemos problema en esperar a que el Sr. Mercado nos reconozca esa valor que hemos calculado es el racional para un activo determinado. Pero si invertimos un dinero que sí vamos a necesitar, o nos ponemos cortos ("apostamos" en contra) de un activo, puede ser un problema y bien gordo que se dé esta circunstancia (más si cabe en el caso de ponernos cortos, como a continuación comentaré).

Precio es lo que pagas, valor lo que recibes. Warren Buffett
El maestro Buffett siempre tiene una buena frase para todo: precio es lo que pagas al comprar, valor es lo que recibes al vender (si eres paciente, claro).


- El riesgo de las inversiones a favor o en contra es asimétrico


Invirtiendo a favor de una empresa cotizada puedes perder todo lo invertido. Ese es el máximo. Y alguno pensará: ¿te parece poco, perderlo todo? Pues hombre, si uno no conoce el funcionamiento de las inversiones negativas, es decir, aquellos inversores que deciden ponerse cortos en contra de un activo, pues sin duda. Pero hay que saber que "ponerse corto" implica el riesgo de perder lo invertido y mucho más, de hecho no hay un límite para seguir perdiendo dinero, si las cosas no salen como esperamos pronto.

Básicamente, se trata de alquilarle a un tercero una acción que cotiza a 1.000€, por 50€/mes, p. ej. (desconozco si es mucho o poco esta renta, no son inversiones que me llamen especialmente la atención), para venderla ese mismo día por esos 1.000€. La alquilamos porque hemos calculado que el activo vale 250€, es decir, cuatro veces menos.

Si el mercado reconoce el valor en un mes, y cae hasta los 250€, nosotros la volvemos a comprar a ese precio, y se la devolvemos a quien nos la había alquilado, junto con sus 50€ de renta. Así, conseguimos 1.000€ vendiéndola muy cara hace un mes, y hoy la compramos por mucho menos y la devolvemos a su propietario. Las plusvalías serían de 750€, menos los 50€ del alquiler, 700€ por tanto.

Esto es lo ideal. El problema, como se ve en la película, y como hemos comentado, es que el mercado, la colectividad de personas que compran y venden acciones, no están para servirnos y darnos la razón cuando lo necesitemos, y eso se traduce en que igual el precio del activo contra el que hemos apostado tarda mucho tiempo en converger con su valor intrínseco. Así, si el mercado tarda dos años en reconocer que esa empresa vale 250€, nosotros llevaremos razón en nuestro cálculo y ganaremos 750€, pero habremos pagado 24 mensualidades de la renta (50x24 = 1.200€), con lo que habremos perdido 450€ (750-1.200 = -450€). Y no es sólo la pérdida, sino que durante todo ese tiempo habremos agotado esos 1.000€ iniciales en pagar el alquiler de la acción (eso si no lo teníamos invertido en otro activo, que sería lo habitual) y por tanto tendríamos que tener reservas para aguantar (caso contrario, habremos quebrado).

Lo bueno de las inversiones tradicionales, las que se realizan a favor de un activo, es que el suelo es perderlo todo, y el techo es infinito. Las apuestas cortas sin embargo no tienen suelo, aunque sí que es cierto que también se pueden maximizar las ganancias si el mercado nos reconoce rápido que esa compañía vale mucho menos.

Personalmente, aunque encuentro interesante la operativa de los cortos, y la creo necesaria (muchas veces son los encargados de pinchar burbujas, algo que también se aprecia en la película), no me convence ni la recomendaría, ya que introduces un factor enorme de suerte, que no depende de ti (mientras que en las inversiones tradicionales si estás acertado es cuestión de esperar a que el mercado reconozca ese valor).

----------

- La Gran Apuesta | Tráiler



----------


- Otras películas o documentales de donde extraer enseñanzas para con la inversión


+ "Becoming Warren Buffett" (HBO): reflexiones sobre el genio de la inversión

+ "Cinderella Man": el riesgo de invertir en bolsa dinero que necesitamos

+ "Agnelli" (HBO): aprender de los mejores y el inglés en la inversión

+ "Master and Commander": círculo de competencia y profesionalidad en la inversión

+ "Legítima defensa": honradez y sectores penalizados a la hora de invertir

+ "American Gangster": integración del proceso productivo, ventajas competitivas y empresas familiares a la hora de invertir

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.