lunes, 12 de febrero de 2018

"Legítima defensa": honradez y sectores penalizados a la hora de invertir



En "Legítima defensa" ("The Rainmaker"), película dirigida por Francis Ford Coppola, un estupendo Matt Damon encarna a Rudy Baylor, un recién licenciado en Derecho que empieza en el mundo de la Abogacía propio de los Estados Unidos. Su principal pleito, y el que nos servirá a los efectos de sacar enseñanzas para la actividad de inversión en empresas cotizadas, será contra una importante empresa de seguros.

Legitima defensa y peliculas de inversion

- La honradez en los negocios: esencial en una inversión a largo plazo


Invertir en empresas honradas, que lleven a cabo su actividad dentro de la más estricta legalidad, no sólo debería ser un requisito moral, sino que también tiende a ser un requisito económico para invertir a largo plazo.

En la película, la empresa de seguros en cuestión radica en Estados Unidos. Como ordenamiento jurídico basado en el Common Law (en España, p. ej., formamos parte de la familia del Civil Law –básicamente se dan esas dos familias jurídicas, aunque hay supuestos mixtos–), existen los daños punitivos. Así, a la empresa a la que se declara responsable de la producción de un daño puede condenársele no sólo a indemnizar a quién sufre un daño, por la cuantía del daño sufrido, sino también a sufragar los denominados daños punitivos (básicamente, se busca que a las grandes empresas no les compense producir daños, y luego indemnizarlos, por ser los beneficios mayores). La cifra a pagar por la empresa condenada busca que no le compense andar haciendo cálculos sobre si compensa, para generar más beneficios, arriesgar la integridad física ajena (imaginemos una empresa fabricante de coches a la que su ingeniero jefe avisa de que ha descubierto que con el nuevo modelo que están produciendo viene un ejemplar defectuoso de cada 10.000, y que dicha tara provoca accidentes graves... los daños punitivos buscarían que la empresa automovilística no se viera tentada de calcular cuánto dejan de ganar por parar la producción y reemplazar los coches con el problema, y cuánto cuesta indemnizar a los que tengan los accidentes).

Independientemente de lo anterior, y pasando al ámbito puramente de las inversiones, no podemos confiar en una empresa que ha actuado en el pasado de manera poco honrada (o, al menos, no si el equipo directivo sigue siendo el mismo). Difícilmente podremos confiar en que no lo vuelva a hacer en el futuro. Y no sólo hay que tener en mente supuestos tan drásticos como el que podemos ver en Legítima defensa, donde vidas humanas son puestas en riesgo, sino también supuestos como el falseamiento de la contabilidad (que, aún siendo las cuentas auditadas periódicamente en nuestro país, se ha dado –recordemos el caso de Pescanova, p. ej.–).

Abogados de la empresa de seguros en Legitima defensa

- Sectores penalizados por la sociedad: fuentes de minusvaloración


Películas en las que se critica, p. ej., a las grandes empresas aseguradoras hay bastantes (en cualquier caso, desconozco alguna en la que un empresario en general salga bien parado). Con este panorama, es casi inevitable que el sector asegurador tienda a ser mal visto por la colectividad, también por la colectividad inversora (no sólo por el tema de las películas, sino por vivir en primera persona supuestos desagradables, como descubrir que nuestro seguro no nos cubre determinado supuesto), y eso puede dar lugar a supuestos de importantes minusvaloraciones (es decir, que las empresas del sector coticen considerablemente por debajo de su valor intrínseco).

Y puede ser una percepción negativa injusta, que paguen justos por pecadores. Me atrevería a decir, estoy convencido de ello, que la inmensa mayoría de empresas de seguros ganan sus beneficios honradamente, aportando valor, y de hecho prestando un servicio muy necesario para una sociedad con una cada vez mayor aversión al riesgo.

Desconozco si se da el caso a día de hoy con el sector asegurador, si cotiza muy por debajo de su valor intrínseco, habría que ir una a una investigando, pero puede sin duda una fuente de ideas para empezar a investigarlas. Otro ejemplo podría ser el sector bancario, o el sector de las energéticas. Incluso, saliéndonos un poco del tema, la percepción negativa puede traer causa no de motivos legales o de abusos como los anteriores, sino de la percepción de unos como ganadores y otros como perdedores (en el caso del coche eléctrico, la colectividad inversora parece dar por hecho que Tesla es la futura ganadora, y el resto del sector automovilístico va casi a desaparecer: oportunidad para investigar posibles minusvaloraciones a la vista).

----------

- Legítima Defensa | Tráiler



----------


- Otras películas o documentales de donde extraer enseñanzas para con la inversión


+ "La gran apuesta": enseñanzas para inversores

+ "Becoming Warren Buffett" (HBO): reflexiones sobre el genio de la inversión

+ "Cinderella Man": el riesgo de invertir en bolsa dinero que necesitamos

+ "Agnelli" (HBO): aprender de los mejores y el inglés en la inversión

+ "Master and Commander": círculo de competencia y profesionalidad en la inversión

+ "American Gangster": integración del proceso productivo, ventajas competitivas y empresas familiares a la hora de invertir

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario