sábado, 3 de febrero de 2018

Combinar las rentabilidades potenciales del inversor emprendedor, con la menor dedicación del inversor defensivo



Aspirar a tener rentabilidades altas, por encima de las del mercado bursátil, dedicándole no demasiado de nuestro tiempo. Puede sonar de primeras a titular de estrategia poco sensata, yo lo pensaría, pero creo que es algo que se puede lograr y que de hecho hacen bastantes inversores no profesionales: si no soy capaz de seleccionar los valores más infravalorados, y que lo van a hacer mejor que la media del índice en cuestión, o bien no tengo tiempo para ello, podemos optar por delegar en uno de los mejores seleccionadores de empresas cotizadas.

Inversion y rentabilidades

Para entender el título del artículo, en cualquier caso, hay que aclarar que, como seguro más de un lector habrá deducido, me refiero a la diferenciación que realiza Benjamin Graham en su obra "El inversor inteligente". Graham diferencia entre inversor emprendedor (aquel que está dispuesto a dedicar mucho tiempo y esfuerzo para tratar de hacerlo mejor que la media del mercado) y el inversor defensivo (aquel que quiere obtener una rentabilidad razonable por sus ahorros, pero no está dispuesto, por los motivos que sean, a emplear una parte importante de su tiempo).

- Si no puedes invertir como el mejor, delega en los mejores


Decía en una ocasión Amancio Ortega, fundador de Inditex, a uno de sus directivos (Antonio Rubio Merino, para más señas, del que publicamos un artículo sobre su opinión sobre Pablo Isla, actual Presidente del grupo textil), que él no es que fuera per se muy listo, pero que había sabido rodearse, y delegar, en gente excepcionalmente lista (aquí fue humilde Ortega, en cualquier caso, difícilmente se llega a donde él ha llegado sin ser inteligente).

Elegir a un excepcional gestor de fondos de inversión requiere, por supuesto, tener una formación financiera básica, y dedicar tiempo, al menos inicialmente, a encontrar al indicado. Pero una vez lo hemos localizado, una vez hemos encontrado al gestor o gestores que nos convencen, podemos participar en el resultado de su buen hacer, sin necesidad de estar excesivamente pendientes de lo que compran y dejan de comprar (quizás sí es buena idea, sin embargo, leer lo que de los mismos se va publicando –que a priori no será mucho a efectos de dedicarle nosotros tiempo–, y sus cartas periódicas a partícipes).

- Una ventaja de invertir en fondos de gestores excelentes, y que no se da en las empresas cotizadas excelentes


Hay una serie de empresas que no hay que ser un hacha para deducir que son lo mejor de lo mejor, empresas excelente. Lo malo, es que normalmente muchas personas llegan a la misma conclusión, y se corre el riesgo de que la cotización de la empresa en cuestión recoja ya esa percepción de excelencia. Sin embargo, con los gestores, salvo una salvedad/matización que comentaré en el siguiente párrafo, esto no sucede. Los gestores cobran su comisión, y punto: el hecho de que mucha gente entienda que un gestor es muy bueno, que es excelente en su trabajo, no te supone a ti ese riesgo de "comprar caro" (probablemente, por el hecho de que existen límites para las comisiones de los mismos, caso de no haberlas igual sí que se daría el caso –aunque los gestores excelentes que tengo en mente cobran menos comisiones que las máximas permitidas, todo hay que decirlo–).

La matización que indiqué en el párrafo anterior no es otra que el hecho de que cuanto mayor es un fondo, cuando mayor es el patrimonio gestionado, más complicado es seguir obtenido rentabilidades. No es que sea imposible, tenemos el ejemplo de Warren Buffett en Berkshire Hathaway (que no es un fondo, sino una suerte de holding empresarial que cotiza, pero bueno, la labor como inversor es similar), que ha seguido obteniendo magníficas rentabilidades a pesar de tener que reinvertir anualmente miles de millones de dólares.

- ¿Qué le podemos pedir a un gestor excelente?


Ayer leía en Twitter a Emérito Quintana, gestor del fondo Numantia Patrimonio Global, que comentaba que es muy complicado encontrar empresas cotizadas que, escarbes lo que escarbes, por mucho que investigues, nunca encuentras nada negativo. Con los gestores yo creo que debe ser así, con alguien en cuyas manos vamos a dejar nuestra vida, patrimonialmente hablando, debemos ser muy exigentes, y si algo no nos convence, pues a seguir buscando.

Tampoco debemos caer en la ingenuidad de pensar que un gestor deja de ser excelente por cometer un error (entendiendo por error perder lo invertido de forma permanente). Como seres humanos que son, son susceptibles también de cometerlos. Pero sí que es importante analizar por qué los cometieron. No es lo mismo perder dinero porque no te has leído todo lo publicado por determinada empresa (que puede ser mucho, pero es su trabajo y cobran estupendamente bien por ello), que perder dinero por algo que no depende de ti (se destapa un fraude contable, a la empresa le nacionalizan sus principales activos, etc.).

Incluso en los anteriores casos, supuestos que no podemos esperar que un gestor prevea (hombre, si inviertes en una empresa cuyos principales activos se encuentran en un país con un gobierno de corte anticapitalista, pues quizás sí, pero me refiero a países donde sería menos esperable), sí podemos exigir (exigir en el sentido de hacer depender nuestra presencia como partícipes en el fondo) que aprendan de sus errores. Sobre esto siempre se me viene a la cabeza el ejemplo de Iván Martín, de Magallanes Value Investors: cometió el error de invertir en Pescanova, perdieron buena parte de su inversión porque la empresa falseó su contabilidad. Hasta ahí lo que hemos comentado, no seré yo pida milagros, las empresas auditoras están para algo, y en la inmensa mayoría de los casos cumplen bien su función, pero incluso en éste caso, siempre escucharéis a Iván Martín señalar que fue un error, reconocerlo, y que aprendieron algo: que cuando los informes de auditoría de las cuentas de una empresa no salen 100% limpios, y esta cambia de auditora a una digamos menor, y empiezan a salir todos los informes limpios, hay que ponerse en guardia. El tipo ha tenido una carrera profesional fantástica gestionando inversiones en fondos de inversión, y probablemente errores de bulto habrá tenido muy pocos, pero siempre que se le pregunta pues lo cuenta, como debe ser.

En definitiva: la elección no debe estar per se entre invertir por nuestra cuenta y riesgo o invertir muy defensivamente, también existe el término medio: fondos de inversión de gestores excelentes.

----------

- Otros artículos sobre fondos de inversión


+ Fondos de inversión en renta variable: factores a la hora de invertir

+ La inversión a través de fondos de inversión y su ventaja fiscal frente a la inversión directa

+ La ventaja de los fondos de inversión con un patrimonio gestionado reducido

+ El nivel de educación financiera de los partícipes de un fondo de inversión y sus posibles implicaciones

+ Invertir conforme a las carteras de gestores de fondos de inversión: posibles riesgos y beneficios

+ Fondos de inversión: rentabilidades, primero; comisiones, después

+ Las principales motivaciones del gestor ideal de fondos de inversión

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario