jueves, 11 de enero de 2018

Los gobiernos, las burbujas y los mercados

¿Deben los gobiernos encargarse de pinchar burbujas?, ¿son malas per se las burbujas?, ¿cuál es aquí el papel de los bajistas y de los hedge funds? Lo analizamos a continuación.

Burbujas, mercado y gobierno

- Los gobiernos y su función para con las burbujas


Primeramente, y aunque sea de perogrullo, hay que decir que una burbuja no lo es formalmente hasta que se pincha. Esto es algo que a veces olvidamos, sobre todo cuando cometemos la imprudencia, pecando un pelín de arrogantes, de afirmar que nosotros, en nuestra individualidad, sabemos más que miles de individuos que actúan en un mercado, jugándose su patrimonio, y que afirman que lo que sea que nosotros pensamos que es una burbuja, no lo es tal.

Volviendo al tema principal, no creo que sea función de los gobiernos ir pinchando burbujas. Precisamente por lo anteriormente mencionado: ¿quién es el gobernante, o un técnico en nómina del gobernante, para afirmar que una burbuja existe o no?, ¿acaso sabe más que el mercado? Creo que, de hecho, lo que sí debería ser una función de los gobernantes, es tratar de distorsionar lo menos posible el mercado para no fomentar, con sus actuaciones, la creación de burbujas (y aquí incluyo a los Bancos Centrales).

- ¿Son malas las burbujas?


En mí opinión, no son ni malas ni buenas, sino momentos puntuales en los que la mayoría de participantes en determinado mercado están exageradamente equivocados. Pero aquí entramos en la voluntariedad, y en la diferencia entre un inversor y un especulador, que ya vimos: ¿si un especulador insiste en querer comprar un billete de 100€ a 150, porque está convencido de que mañana otro especulador se lo va a comprar a 175€, acaso no está en su derecho?, ¿acaso perjudica a un tercero si se pincha esta burbuja justo el día que compra él? Lo que está claro es que el inversor racional, que analiza el billete, y llega a la conclusión de que su precio es desorbitado, no lo va a comprar. Pero es que el modo de actuación de unos y otros son diferentes, lo que queda meridianamente claro es que si el inversor no compra ese billete no se va a ver perjudicado por lo que haga o deje de hacer el especulador (al menos, no a largo plazo, como seguidamente veremos).

El lector podría pensar: "bueno, ya, pero si un determinado sector de una determinada bolsa o mercado cotiza a precios de burbuja, y dicha burbuja pincha, se va a llevar por delante también al resto de la bolsa o mercado, por lo que sí que perderían también los inversores". Como he comentado, a corto plazo sí que puede dar lugar a que el inversor pierda patrimonio, pero si éste ha invertido en precios razonables, conforme al valor intrínseco de los activos, a largo plazo el mercado volverá a reconocer dicho valor intrínseco (eso sí, deberá controlar sus emociones, porque a corto plazo podrán sucederse muchas turbulencias).

- Los bajistas y su función de pinchar burbujas


La explicación, introductoria, sobre cómo funciona la inversión en contra de un activo, la vimos ya en el artículo sobre la película "La gran apuesta". Creo que el economista e inversor, Daniel Lacalle, estuvo muy acertado cuando destacaba en una conferencia esta función de los hedge funds, que abajo os dejamos, de pinchar burbujas. Los bajistas ven que especuladores como el que antes hemos mencionado están pagando 175€ por un billete de 100, y deciden poner su patrimonio en juego, esperando que el mercado, en su racionalidad a largo plazo (y ahí el riesgo de los bajistas, que el mercado no tiene por qué reconocer el precio de un activo cuando a ti te venga bien), haga que el precio baje hasta 100.


----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario