miércoles, 24 de enero de 2018

"Buffettología", de Mary Buffett y David Clark



Un libro como éste, Buffettología, con una leyenda que reza en su portada: "Las técnicas jamás contadas que han hecho de Warren Buffett el inversor más famoso del mundo", ciertamente generan un automático rechazo en la mayor parte de inversores sensatos, pudiendo no tenerlo en demasiada buena consideración inicial. No obstante, como suele suceder en estos casos, escuchas cómo inversores o profesionales serios lo recomiendan, y te animas finalmente a comprarlo, dándole una oportunidad (y ciertamente entiendo que merece la pena leerlo).

Buffettologia y libros de inversion

Es un libro, como podréis ver, escrito por dos autores, y está dividido en pequeños capítulos, por lo que podemos leerlos por separado, y si nos cansamos, retomarlo más adelante (personalmente encontré muy pesadas las primeras 30-40 págs. –más por la forma de redactar que por lo que se contaba–, pero luego el libro mejora considerablemente, por lo que si os sucede os recomiendo darle una oportunidad y continuar hasta entonces).

¿Qué podemos aprender de "Buffettología"?

En general, si conoces la filosofía de inversión de Warren Buffett, si quiera superficialmente, todo te va a sonar, pero en cualquier caso es interesante verlo desde otras perspectivas, o con ejemplos prácticos.

- El efecto en la rentabilidad de no diferir el pago de impuestos


Primeramente, algo en lo que se hace hincapié es en el efecto que los impuestos pueden tener sobre la rentabilidad de nuestras inversiones, y cómo diferir o retrasar su pago en el tiempo pueden marcar la diferencia (sobre esto, ya escribí en su momento, a colación de la ventaja impositiva de los fondos de inversión frente a la inversión directa). En España, p. ej., e imagino que en la mayoría de países sucede algo similar, cuando vendes personalmente una acción con plusvalías, pagas como un 20% en IRPF, y si recibes dividendos, lo mismo. Esto, que puede no parecer demasiado, si se hace cada dos por tres, porque compramos y vendemos mucho, o simplemente vamos rotando la cartera anualmente, nos lo ahorramos invirtiendo a través de un fondo de inversión (ya que hasta que no reembolsas las participaciones de las que eres poseedor, no tienes que pagar por las plusvalías).

Otra opción, por supuesto, como nos comentan en el libro (citando a Charlie Munger, segundo de Buffett en Berkshire Hathaway), es encontrar empresas que no den dividendos, que reinviertan sus beneficios a una tasa de rentabilidad considerable, y no venderlas en mucho tiempo (con lo que conseguiríamos retrasar el pago del impuesto, maximizando la rentabilidad).

- Las posibilidades de la capitalización compuesta


Además, se incluyen muchos ejemplos en el libro de cómo la capitalización compuesta puede obrar milagros en nuestra rentabilidad. Eso sí, para lograrlo deberemos no haber perdido nuestro dinero, sino poca capitalización compuesta va a haber. Básicamente la capitalización compuesta supone que si obtenemos una rentabilidad determinada, un 10% p. ej., y lo obtenido lo reinvertimos a la misma tasa de rentabilidad, al final la rentabilidad media será superior a la inicial (a 5 años, p. ej., no sería del 10%, sino del 12%).

- Margen de seguridad y empresas de calidad


También nos habla el libro de cómo Warren Buffett, aunque aprendió de Benjamin Graham que era importante comprar a buen precio –con un buen margen de seguridad entre valor y precio–, descubrió de Charlie Munger que le merecía la pena comprar empresas de calidad, con beneficios crecientes, y a largo plazo (volviendo a lo anteriormente comentado, diferir el pago de impuestos).

- Empresas con moat y rentabilidades a largo plazo


Si inviertes a largo plazo, pensando en los beneficios futuros de determinada compañía, y sabiendo que la cotización a largo plazo seguirá a los incrementos de valor de la misma, hay que buscar monopolios del consumidor, empresas con ventajas competitivas (fosos defensivos, moat) que les permitan fijar precios (y, así, con el aumento progresivo de los mismos, que los beneficios también crezcan).

Nos ofrecen aquí el ejemplo de un negocio consistente en un peaje en un puente, sobre un río, de acceso a una ciudad. Construir un puente es una inversión considerable, y ciertamente no podemos andar cruzando a nado el río a diario, por lo que todo aquel que quiera llegar a la ciudad desde fuera (pensemos, aunque resulte algo poco habitual, que la ciudad esté situada en una isla) deberá pagar el peaje (y si el peaje sube, a priori no quedará otra que apretarse el cinturón y pagarlo).

- Empresas excelentes: ideas de inversión y ejemplos


Siendo el tiempo del que disponemos limitado, y el universo de empresas cotizadas mundial muy vasto, difícilmente podemos ir una a una analizándolas y buscando aquellas en las que merezca la pena invertir. Por eso es interesante, y útil, que en este libro nos den ejemplos de negocios excelentes, tanto en términos puramente teóricos, como luego señalándonos compañías reales ejemplificativas de cada tipo.

- Investiga lo que una empresa dice de sí misma, y lo que dice la competencia


Es habitual en Warren Buffett, y en otros buenos gestores de fondos (no es la primera vez que lo escucho), cuando una empresa le interesa, el informarse preguntando a la propia empresa, y sobre todo preguntando a la competencia de la misma. Además, si luego resulta que no nos atrae lo que descubrimos de la misma, como también hemos conocido a su competencia, igual alguna de estas sí que es de nuestro interés (p. ej., en el caso de Iván Martín, gestor de Magallanes Value Investors, descubrió a Lingotes Especiales, fabricante española de discos de freno, empresa no muy conocida por aquel entonces, investigando a Brembo, líder en su sector).

Otra posibilidad que podemos intentar, es preguntar a los gestores de fondos de inversión que tienen a la empresa que nos interesa en cartera, sobre las razones por las que invirtieron en la misma (yo soy un poco escéptico a este respecto, sobre si nos responderían, pero bueno, es lo que nos dicen en el libro).

- Busca equipos directivos que operen con perspectiva empresarial


Nos enumeran en el libro aquellos rasgos característicos de los equipos directivos que toman decisiones desde una perspectiva empresarial. Ni que decir tiene que la mejor forma de que se dé es que el control de la empresa esté en manos de un dueño, o de una familia que sea la dueña (caso contrario, habrá que buscar esos rasgos para ver si, aún no siendo propietarios, actúan como tales en la dirección del negocio).

Finalmente, a este respecto hay que recordar que lo primero es la situación financiera de la empresa. De nada sirve un capitán de empresa estupendo si la situación financiera de la compañía es horrible (como suele decir Buffett, hay que buscar empresas que ni un loco podría conseguir arruinar). Esto lo ejemplifican en el libro de la siguiente forma: si tiene a dos personas, una muy experimentada en la mar, y otro que no tiene mucha idea, y hacen una carrera, manejando el primero un bote con remos, y el último una lancha con motor, ¿cuál cree que ganará: el avezado marino, o el aprendiz que no sabe mucho del tema? Pues obviamente ganará la carrera el señor de la lancha, porque muy bien que manejes embarcaciones los remos no pueden competir con las hélices de un motor.

- Aprovecha la volatilidad del corto plazo para invertir a largo plazo


A este tema de la volatilidad y cómo le podemos sacar partido ya le dedicamos en el blog un artículo. En cualquier caso, aquí en el libro encontraremos ejemplos reales de cómo Warren Buffett aprovechó los ejercicios puntualmente malos de buenas empresas para invertir en las mismas (al estar su cotización muy devaluada, pudiendo comprar a buen precio).

- La inflación: una explicación de su origen, concepto y consecuencias


A la hora de invertir es clave tener clave que la inflación existe, y en qué consiste. He encontrado especialmente interesante la narración sobre los orígenes de la misma, así como las consecuencias a largo plazo de su existencia (básicamente, la pérdida de poder adquisitivo de una cantidad de dinero hoy, frente a esa misma cantidad de dinero mañana).

- La diversificación frente a las carteras de acciones concentradas


Decía Warren Buffett que en la mayoría de los casos, cuando se decide diversificar en extremo, "poner los huevos en muchas cestas", se lleva a cabo por estupidez, por falta de conocimiento de aquello en lo que invertimos. Defiende por tanto tener una cartera cuya concentración dependa de nuestra capacidad para entender y tener el suficiente conocimiento de las empresas en las que invertimos.

Entiende, por tanto, que el riesgo no se reduce per se por invertir en muchos negocios, sino que se reduce por saber mucho sobre cada negocio en el que invertimos (y como el tiempo es limitado, y para ser expertos en un negocio o sector necesitamos tiempo, pues habrá que concentrar nuestras inversiones).

- La predicción de los beneficios futuros de una empresa


Todo lo anteriormente mencionado corresponde a la primera parte del libro (unas 200 páginas). Tras esto, tenemos unas 90 páginas dedicadas, en términos generales, a cómo tratar de predecir los beneficios futuros de una empresa determinada y su impacto a efectos de valoración. Básicamente se trata de buscar empresas con ventajas competitivas muy fuertes y que hayan sido capaces en el pasado de reinvertir sus beneficios con una alta rentabilidad. Si es así, entiendo, no es tan importante el precio actual, sino que hay que tener en cuenta cuánto va a incrementarse el valor intrínseco de la empresa en cuestión (obviamente, cuanto menor sea el precio al que invertimos, mayor será la revalorización potencial).

- Inversiones de Warren Buffett: dos casos de estudio


El libro cuenta con un capítulo dedicado al estudio de dos inversiones de Buffett: Gannett Company (una empresa editora de periódicos) y Mcdonald's Corporation.

Básicamente van aplicando a supuestos reales todo lo explicado en el libro. Muy interesante y didáctico.

- Los vehículos de inversión de Warren Buffett


Buscando una mayor libertad de movimientos (evitar las limitaciones de la SEC), nos cuentan que Buffett eligió empezar a gestionar el patrimonio de terceros, y el suyo propio, a través de una Sociedad Limitada (Buffett Associates, LTD).

Esta fue la primera, y te explican su organización y demás. Seguidamente Buffett fue fundando otras (estaban limitadas a 100 inversores), y finalmente las fusionó en 1962 en el que se llamaría Buffett Partnership, LTD (con 98 socios). Te explican, asimismo, las condiciones de dicho Partnership.

En un momento determinado, con el mercado bursátil altamente sobrevalorado, Buffett decide disolver el Partnership y devolver el dinero a sus inversores. Tras la posterior caída en picado en las bolsas, decide volver a invertir, adquiriendo Berkshire Hathaway y una serie de empresas de seguros (invirtiendo, a su vez, los fondos de las empresas de seguros).

- 54 empresas en la que Buffett invirtió


Asimismo, tenemos para finalizar una lista de 54 empresas en las que Buffett invirtió. No son objeto de un estudio pormenorizado de cada caso de inversión, pero sí pueden ser interesantes para dar ideas al inversor, o simplemente para conocer su existencia y a qué se dedican.

Y nada, espero que lo disfruten.

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario