miércoles, 27 de septiembre de 2017

Ladislaus von Bortkiewicz | 1868 - 1931



Este artículo, sobre Ladislaus von Bortkiewicz, cuyo autor es el economista J. A. Schumpeter, se publicó en el Economic Journal, Vol. XLII, n.º 166, en junio de 1942.

Ladislaus von Bortkiewicz y economia

- J. A. Schumpeter, sobre Ladislaus von Bortkiewicz


VON BORTKIEWICZ, el más destacado estadístico alemán desde LEXIS, de quien fue discípulo en lo fundamental, no era de origen alemán. Descendía de una de aquellas familias polacas que habían hecho la paz con las autoridades rusas dominadoras de Polonia, y fue educado en San Petersburgo, donde había nacido, y en cuya Universidad estudió e incluso enseñó durante un cierto tiempo. Las relaciones que adquirió durante una prolongada estancia en Alemania, donde en 1895 llegó a ser "Privatdozent" en la Universidad de Estrasburgo, contribuyeron a que en 1901 fuera nombrado profesor "extraordinario" en Berlín. Es curioso, sin embargo, que este hombre eminente no fuera tomado nunca en consideración como candidato a una de las grandes cátedras en Berlín o en cualquier otra Universidad, y tan sólo en 1920, gracias a una disposición tendente a "democratizar" las Facultades (por la que todos los profesores extraordinarios se convirtieron en profesores ordinarios o numerarios ad personam), consiguió alcanzar dicho rango, sin dejar por ello de permanecer completamente aislado.

Existieron varias razones para ello. Era un extranjero. Y aun cuando no era ni mal orador ni mal escritor, no fue un buen conferenciante, y sus clases, que elaboraba con minuciosa precisión en todos sus detalles, se dice que tenían lugar ante aulas semivacías. Su penetrante sentido crítico contribuyó a que muchas personas le temieran, pero no logró hacerse estimar por ellas. Los colegas a quienes correspondía hacer la propuesta de su nombre a diversos Ministros de Educación, difícilmente llegaban a comprender la importancia de sus aportaciones. El aparentó no percatarse de estas cosas, encerrándose en una reserva llena de dignidad, disfrutando del respeto de quienes le rodeaban, y desarrollando una vida tranquila de investigador, interrumpida por una muerte inesperada cuando conservaba íntegras sus facultades. Una bibliografía que comprende todas sus obras publicadas (en cuanto yo sé) ha sido realizada por el profesor OSCAR ANDERSON (1), y a ella remito al lector.

La Naturaleza –no es frecuente que esta diosa lleve a cabo sus decisiones de manera tan radical– hizo de él un crítico, hasta tal punto que incluso sus contribuciones originales asumieron la forma de criticismos, y que la crítica se convirtió en una actividad vital. Esta facultad crítica, o mejor dicho, esta pasión crítica, que no se detenía ante los pequeños errores en ejemplos numéricos, destaca poderosamente en su obra como economista. En este campo no fue un innovador, y yo creo que perdió una gran oportunidad de convertirse en un gran economista porque rehusó el empleo de los instrumentos matemáticos que tenía a su disposición, los cuales, en la época de su juventud, podrían haber hecho de él un rival peligroso de la fama de EDGEWORTH o de BARONE. Pero en vez de esto levantó la bandera de la teoría económica –profesando el credo marshalliano– en una época y en un país donde nadie quería oír hablar de ello, y empleó su potente espada para preparar la victoria en muchos campos de batalla. Su contribución más importante fue, con mucho, el análisis del esquema teórico del sistema marxista (Archiv für Sozialwissenschaft, volúmenes XXIII y XXV, y Conrads Jahrbücher, 1907) el más importante que se haya escrito sobre el tema e, incidentalmente, sobre sus críticos. Una pieza maestra similar es su escrito sobre las teorías de la renta de RODBERTUS y MARX (Archiv für die Geschichte des Sozialismus, vol. I). Donde los errores tienen una importancia secundaria y los fundamentos son sólidos como ocurre en los casos de WALRAS, PARETO y BÖHM-BAWERK, el crítico severo no se encuentra a sus anchas. Como escritor sobre teoría y política monetarias ocupa un puesto destacado entre los autores alemanes. Las cuestiones del patrón oro, el crédito bancario y de la velocidad de circulación muestran su huella. Lo mejor que hizo en este tiempo, sin embargo, es su trabajo sobre los números índices (Nordisk Statistik Tidskrift, 1924) y que consiste en un examen magistral de la obra de IRVING FISHER, que le deparó la oportunidad de aportar una contribución original en materia de tests.

En el campo de la metodología estadística su aristeia entre los alemanes es, por supuesto, indiscutible. Como descubridor de la "ley de los pequeños números" (1898) y como leader de la escuela de LEXIS, adquirió una reputación internacional que la posterioridad respetará. Su libro sobre probabilidades (Die Iterationen, 1917), que es su único "libro" –sintió tanta repugnancia a presentarlo al público que perdió con ello el derecho a reclamar la prioridad en muchas partes de su contenido–, constituye una pieza maestra aun cuando se la examine sin sentir la menor predilección por el concepto de probabilidades en el que se apoya. No es posible, ni adecuado en una revista de Economía, examinar la larga lista de las aportaciones de BORTKIEWICZ a la teoría estadística. Unos cuantos ejemplos de especial importancia para el economista no bastarán. Ninguno ha contribuido en mayor medida que él a esclarecer la importante cuestión de la medición de las desigualdades de las rentas (sesión décimonovena del "Institut International de Statistique"). La mayor parte de nosotros leerá con placer y provecho sus excelentes ensayos sobre la cuadratura de las curvas empíricas (Skandinavisk Aktuarie Tidskrift, 1926) y sobre homogeneidad y estabilidad en Estadística (ibid. 1918) o el que trata de la variabilidad en el caso de la ley de GAUSS (Nordisk Statistik Tidskrift, 1922), o sobre la propiedad común a todas las leyes del error (Sitzungsberichte der Berliner math. Gesellschaft, 1923), o sobre la sucesión temporal de los acontecimientos probables (Bulletin de l'institut international de statistique, 1911), para no referirnos a ensayos sobre mortalidad y seguros, algunos de los cuales son tesoros en su género.

Pero para dar una idea del alcance de su mente es necesario citar otro artículo, por alejado que esté de la Economía, y que se titula "Radio-aktive Strahlung als Gegenstand wahrscheinlichkeitstheoretischer Untersuchungen", Berlín, 1913. Al examinar el contenido de este parergon nos parece posible descubrir el verdadero contorno de la mente del economista que lo escribió, y uno comienza a preguntarse si basta tener en cuenta lo que publicó para adquirir una idea acerca de sus posibilidades.

----------

(1) Zeitschrift für Nationalökonomie, Vol. III, n.º 2. Escribiendo sobre un hombre que fue un modelo de minuciosidad, espero me será permitido seguir por una vez su ejemplo y señalar un error de imprenta que se encuentra en la página 279, sub. n.º 2, de la lista de sus escritos económicos: él no reprochó, en su crítica al Cours de PARETO, a la escuela de la utilidad marginal el favorecimiento de una política económica "ultra-radical", sino una "ultra-liberal".

----------

- Grandes economistas en la historia


+ Karl Marx

+ Wesley Clair Mitchell

+ Marie Esprit Leon Walras

+ Carl Menger

+ Alfred Marshall

+ Vilfredo Pareto

+ Eugen von Böhm-Bawerk

+ Frank William Taussig

+ Irving Fisher

+ John Maynard Keynes

+ Georg Friedrich Knapp

+ Friedrich von Wieser

----------

Fuente:
"Diez grandes economistas", J. A. SCHUMPETER, páginas 379 - 382.