sábado, 31 de diciembre de 2016

Friedrich von Wieser | 1851 - 1926



El último de los tres fundadores de la llamada Escuela Austríaca de Economía, FRIEDRICH VON WIESER, falleció el 23 de julio de 1926, pocos días después de haber cumplido los setenta y cinco años, y todavía disfrutando de un pleno vigor mental y corporal.

Friedrich von Wieser e historia de la economia
Friedrich von Wieser (1851 - 1926) fue uno de los tres fundadores de la Escuela Austríaca de Economía.

El barón FRIEDRICH VON WIESER, nacido el 10 de julio de 1851, hijo del Canciller Privado LEOPOLDO VON WIESER, recibió su educación en Viena, donde se licenció en 1872. Por este tiempo sus estudios favoritos habían sido los estudios históricos, pero en 1872 el conocimiento de los Grundsätze de MENGER le convirtió a la teoría económica. Y por este camino continuó en sus años de estudio en las Universidades de Heidelberg, Jena y Leipzig, y durante el breve período en que desempeñó un cargo en la administración pública, antes de ser nombrado "Privatdozent" en la Universidad de Viena, en 1883; siendo llamado a la Universidad de Praga en 1884, donde permaneció hasta 1903, fecha en la que regresó a Viena para suceder a CARL MENGER. Prescindiendo de detalles accesorios de su carrera, quiero mencionar tan sólo que pasó a formar parte de la Herrenhauss (Senado) como miembro vitalicio en 1917, y que en el mismo año fue nombrado Ministro de Comercio; después de su dimisión volvió otra vez a su cátedra y a su labor científica.

No es fácil dar, a quien no lo haya conocido, una impresión exacta de este hombre eminente que fascinaba a cuantos se le acercaban. Su buena presencia, su singular y nada artificioso encanto, la dignidad de sus maneras, un algo que confería importancia a cada una de sus palabras, un aspecto artístico indefinible de su personalidad, una sublime serenidad en cuanto dijo e hizo, como expresión de amplios horizontes, todo esto convierte en imposible la descripción. Tal vez la única cosa a mi alcanza sea referir que, cuando estábamos celebrado su septuagésimo aniversario, tres oradores, yo entre ellos, le compararon independientemente uno del otro, con GOETHE. Fue siempre activo, pero jamás frenético; mostró interés por todas las cosas –entre otras cosas fue un profundo connoisseur y un ferviente mecenas artístico– siempre dueño de sí mismo. En su interior existió un recinto íntimo encantado, en el cual no llegaron a penetrar nunca las desgracias públicas o privadas. Cada honor o éxito le llegó naturalmente, sin esfuerzo, y los asimiló como si jamás le hubieran faltado, aun cuando parecía que a sus ojos no tenía la menor importancia. No luchó jamás en pro o en contra de nada, pero todas las dificultades parecían ceder ante él. Incluso la ancianidad, destructora de tantos hombres, pareció añadirle unos retoques mejorando un cuadro que se contempló siempre con placer estético.

Todavía es más difícil definir dentro del espacio limitado de una o dos páginas, el carácter de su obra científica, especialmente a los lectores ingleses; toda vez que su manera de expresarse fue fuertemente opuesta al estilo inglés, y por ello es de temer que la conocida traducción e interpretación de una parte de su obra por el profesor SMART haya contribuido escasamente a facilitar la comprensión de su auténtica importancia al público inglés y americano. Acusó siempre deficiencias técnicas, y constituye uno de los pocos ejemplos de claridad de pensamiento no acompañada de un estilo conciso. Un apéndice al mejor de los artículos necrológicos aparecidos hasta ahora, debido al profesor F. A. VON HAYEK, en el Jahrbücher für Nationalökonomie and Statistik, 1926, contiene una lista completa de sus escritos, sesenta y dos en total. Nosotros debemos limitarnos aquí a indicar brevemente las tendencias generales de su pensamiento.

Por encima de todo él fue un teórico. Lo que MENGER hizo por él no fue tanto darle una idea como impulsarle a desarrollar sus propias ideas. Pocos hombres han reflexionado tan profundamente acerca de los fundamentos de la teoría del valor o han logrado una visión tan clara de los primeros fundamentos de la Economía. Y la mejor parte de las energías de su fase juvenil fue dedicada a desarrollar pacientemente las ideas y métodos contenidos en su libro titulado Der Natürliche Wert (1889), al cual llegó a través de sus Ursprung und Hauptgesetze des wirtschaftlichen Güterwertes (1884), que contiene una primera exposición de sus teorías de la "Grenznutzen" (utilidad marginal), del coste de producción explicado por la "utilidad indirecta" (el teorema de PANTALEONI denominó la ley de WIESER), y de la "imputación" (Zurechnung). Estas cosas son sobradamente conocidas. Pero yo debo insistir no sobre la importancia de cualquier instrumento teórico o de cualquier teoría creada por él, sino sobre la fertilidad y grandeza de su concepción de la vida económica como un todo, expuesta ingeniosamente mediante el artificio de razonar sobre una sociedad comunista. Desde entonces se han realizado muchos progresos en la teoría del equilibrio de los precios, pero últimamente, están surgiendo problemas que pueden obligarnos a volver otra vez a aquellas ideas fundamentales que muchos de nosotros creemos ahora anticuadas.

Después de la publicación de su Natural Value, abandonó durante veinte años esta línea de pensamiento. Pero volvió nuevamente a la misma en 1909, y en 1914 publicó en los enciclopédicos Grundriss der Sozialökonomik su "Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft", su último y más maduro mensaje sobre teoría pura, el cual, a causa de la guerra, tan sólo ahora comienza a hacer sentir su influencia.

Al igual que WALRAS y otros, se había dedicado mientras tanto a la teoría del dinero, construyendo lentamente y desde dentro –sin tener en cuenta lo que otros escribían– lo que siempre será considerado como una de las mejores realizaciones de nuestro tiempo en este campo. Su primera aportación a este tema se encuentra en su conferencia inaugural, pronunciada en 1903, después de ser elegido para la cátedra de MENGER; su última contribución se encuentra en el artículo "dinero", escrito para la Handwörtenbuch der Staatswissenschaften, que concluyó poco antes de su muerte. Su método de aproximación al problema consistió en investigar los cambios históricos en el poder adquisitivo del dinero, pretendiendo dar al teorema cuantitativo la misma clase de fundamento que había dado a la ley del coste. No son muchos quienes comprenden realmente la teoría monetaria. Afortunadamente, existe entre ellos mucho en común, de tal manera que las diferencias subsistentes se deben, en parte, a diferencia de gustos y de técnica. Por dicha razón el tratamiento de WIESER se desarrolla paralelamente con el de los otros durante una parte considerable del camino. Pero en algunos puntos –desarrollados más tarde por hombres como F. X. WEISS y L. VON MISES– me parece que él profundizó más que cualquier otro.

La obra principal de sus últimos años, sin embargo, giró alrededor de la Sociología, en el sentido en que pueda ser definida como un análisis de la Historia, o, como él mismo la definió con aquel poder que poseía de acuñar frases incisivas, como "Historia sin nombres". La sociología histórica o la Historia Sociológica, había sido su primer interés y fue también el último. Después de trabajar durante varios años con energía juvenil, publicó a los setenta y cuatro años su gran obra sociológica Das Gesetz der Macht, dando cima con ello a lo que se había propuesto hacer cuando era todavía estudiante, y ofreciendo la cosecha de su pensamiento en este campo.

No existió en su vida nada casual o incompleto, ni desviaciones ni perturbaciones a lo largo de su camino. Cada elemento de su vida formó parte de un conjunto armonioso, que se desarrollo lenta y orgánicamente hasta alcanzar una elevación y amplitud impresionantes.

----------

- Grandes economistas en la historia


+ Karl Marx

+ Wesley Clair Mitchell

+ Marie Esprit Leon Walras

+ Carl Menger

+ Alfred Marshall

+ Vilfredo Pareto

+ Eugen von Böhm-Bawerk

+ Frank William Taussig

+ Irving Fisher

+ John Maynard Keynes

+ Georg Friedrich Knapp

+ Ladislaus von Bortkiewicz

----------

Fuente:
"Diez grandes economistas", J. A. SCHUMPETER, páginas 373 - 377.