sábado, 12 de diciembre de 2015

El capital y la propiedad privada


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los bienes de capital físico son importantes en toda economía porque ayudan a incrementar la productividad, siendo esto cierto lo mismo en el antiguo comunismo soviético que en nuestro propio sistema; pero con la gran diferencia de que en una economía mixta son los individuos particulares los que poseen esos factores de producción.

Capital, propiedad privada y economia

Lo que es una excepción en nuestro sistema –propiedad estatal de los medios productivos– es la regla general en un estado socializado, donde la propiedad de los medios de producción es colectiva. Los rendimientos de esos bienes reales de capital no van a los individuos directamente, sino al Estado, que es luego el que decide cómo se ha de distribuir la renta entre los individuos. El Estado comunista decide también la rapidez con que los recursos se habrán de invertir en una nueva formación del capital; es decir, en qué cantidad habrá que restringir el consumo actual con el fin de aumentar el total de fábricas, equipo y existencias de bienes productivos necesarios para aumentar el producto futuro.

En nuestro sistema los capitalistas ganan intereses, dividendos, beneficios o rentas de los bienes de capital por ellos aportados. Cada trozo de tierra y cada pieza de una instalación tienen su escritura o "título de propiedad" y pertenece a alguien directamente o, si pertenece a una sociedad anónima, es indirectamente propiedad de los accionistas individuales que poseen esa sociedad. Además, las distintas clases de bienes tienen su valor monetario de mercado, y, por tanto, cada acción o título de propiedad tiene también su valor de mercado. Así, p. ej., una acción ordinaria de Apple se cotiza a cierto precio, otra de Google, a otro; la hipoteca de una casa está fijada en cierta cantidad, la escritura de una casa y un solar se valoran por el mercado de bienes raíces en determinada cifra, y así sucesivamente.

Debemos observar que el Estado posee, desde luego, una gran cantidad del capital real de la nación (tal como pantanos y submarinos). Además, sus organismos, son importantes fuentes de créditos para empresas y particulares.

También hay que observar que los derechos legales de propiedad individuales son relativos y limitados. La sociedad determina la parte de su propiedad que un hombre puede dejar a sus herederos y cuánto habrá de pagar al Estado como impuestos por derechos de sucesión, del mismo modo que fija los beneficios a percibir por los propietarios de las empresas de servicios públicos, y el modo en que estas habrán de llevar sus operaciones.

Ni siquiera es el individuo señor absoluto de su propia casa, pues se han de obedecer las leyes sobre edificación y, si es preciso, ceder el terreno para una vía férrea o para un proyecto de mejora de suburbios. Es interesante el hecho de que la mayoría de los ingresos económicos de la sociedad no pueden ser capitalizados en propiedad privada. Desde que se abolió la esclavitud, la ley prohíbe la capitalización del poder humano de ganancia. Un hombre ni siquiera tiene libertad para venderse a sí mismo, sino que ha de arrendar sus servicios por un salario.

----------

Fuente:
Curso de economía moderna | Paul A. Samuelson [Profesor de Economía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE.UU.) y Premio Nobel de Economía 1970] | Páginas 59 - 60.