miércoles, 17 de junio de 2015

¿Pagar con tarjeta o pagar con efectivo?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pagar con tarjeta o con efectivo provoca sensaciones diferentes en las personas a pesar de que el importe sea el mismo. Por lo general el pago con dinero que es tangible no es motivo de felicidad, por el contrario nos provoca incomodidad, incluso aun sabiendo desde antes la cantidad que se iba a pagar. De hecho se experimenta lo que muchos estudios de neuromarketing llaman “aversión a la pérdida”, una sensación parecida al dolor físico.

Dinero en efectivo y economia

- ¿Por qué duele más pagar con efectivo?


Esa sensación de dolor y pérdida no únicamente está relacionado con que al momento de pagar con dinero en efectivo, este deja de ser nuestro, sino también con el momento exacto en que eso sucede. Considera por ejemplo un viaje de placer donde se te ofrecen dos formas de pago: una en la que pagas varios meses antes del viaje y otra en la que pagas al final del mismo. Seguro que la mayoría escogería la segunda opción, ya que con ello tendrían el dinero por mucho más tiempo, sin embargo la sensación un día antes de liquidar ese dinero no sería nada agradable.

- Es mejor pagar con tarjeta: la explicación de un profesor de la Universidad de Duke (Estados Unidos)


De acuerdo con un profesor de la Universidad de Duke en los Estados Unidos, cuando las personas pagan en efectivo sus gastos diarios, experimentan más dolor que cuando lo hacen mediante la tarjeta de crédito o débito. Se experimenta ese dolor porque la persona se enfrenta a la posibilidad de perder algo, en este caso dinero, una situación que de hecho se presenta en la misma zona del cerebro donde se localiza el dolor físico, es decir, en el sistema de aversión a la pérdida.

En consecuencia, cuando se paga con tarjeta las personas experimentan menos "dolor" que cuando lo hacen en efectivo. Incluso el pagar con tarjeta duele aun menos que cuando se paga online debido a que esta forma de pago no se percibe como una pérdida como tal, sino más bien como una falta de ganancia.