viernes, 3 de enero de 2014

Ensayo sobre capitalismo y economía


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Antes de empezar con el artículo, creo que es justo exponer mi posición ideológica tanto en lo referente a la economía, como en lo referente a la política. Desde que comencé a trabajar me he acercado a la ideología anarquista, tanto teórica como práctica, a través de libros, asociaciones, sindicatos y artículos de opinión.

Capitalismo economia

He enriquecido mis conocimientos a partir de otros libros de otras ideologías, mayoritariamente del marxismo y sistemas alternativos. Sin embargo, mis lecturas sobre el capitalismo se han reducido a un contado número de artículos y algunos documentales, por lo que mi opinión en este artículo estará formada, inevitablemente y en gran medida, por mi ideología, y los conocimientos adquiridos de su estudio, y no a partir de conocimientos del propio sistema capitalista ni del funcionamiento de la economía.

A este respecto, el conocimiento del capitalismo en general, lo he obtenido de fuentes que eran contrarias a éste, y los conocimientos sobre el sistema financiero y el liberalismo económico, lo he obtenido, fundamentalmente, de artículos en diarios, alguna información en internet, y documentales como Inside Job.

Este artículo sobre capitalismo y economía se centra, fundamentalmente, en analizar si el sistema financiero funciona sin rendir cuentas a nadie, si actúan realmente como empresas que ofrecen un servicio o tan sólo buscan el beneficio propio sin aportar ningún valor, y la opinión general de la población respecto a éste.

El documental Inside Job ofrece una gran cantidad de información a la hora de responder a la primera pregunta. En el documental se nos explica que los directivos y altos cargos de las empresas que conforman el sistema financiero actúan de forma ilegal constantemente, tanto en la vida personal como en la profesional. Ésa debería ser una razón, al margen de la propia crisis, por la que rendir cuentas. Por otro lado, son los responsables directos de la crisis, pues, como se dice en el documental, eran conscientes del riesgo que suponía el realizar los negocios que realizaban, e incluso alteraban y modificaban datos para obtener beneficios de donde habría sido imposible obtenerlos.

Por tanto, el sistema financiero tiene una responsabilidad, tanto la institución como los directivos. Pero, ¿realmente la asumen y rinden cuentas? Se nos ofrece también información sobre esto, en el documental: En primer lugar, el sistema financiero tiene un gran poder como lobby, y ha secuestrado literalmente el poder político. Muchos de los encargados de las instituciones económicas del Estado, están o han estado relacionados con las grandes empresas financieras. Además, estos lobbys financian las campañas electorales, hacen regalos a los políticos, y pagan a economistas y profesores de universidad por escribir artículos de acuerdo a sus intereses. Esto imposibilita, en gran medida, que sean juzgados por sus delitos, tanto porque bajo la presión de estos lobbys, se creen leyes para favorecerlos, como porque cuando realmente chocan con la ley, se trata de salvarlos. Además, hay un interés político en no perseguir a estos directivos, por lo que no suelen ser juzgados.

En segundo lugar, en las raras ocasiones en que se juzga a algún directivo por prácticas ilegales, o se le responsabiliza de provocar la crisis, suelen salir airosos, ya que estas empresas cuentan con una cantidad importante de abogados expertos en este tipo de cuestiones. Por tanto, podría decirse que el sistema financiero actúa de forma peligrosa para todo el mundo, obteniendo beneficios para unos pocos, sin tener que asumir responsabilidades, o asumiendo muy pocas.

La segunda pregunta también obtiene su respuesta en el documental, y es que una empresa que ofrece un servicio, debe informar a los clientes sobre los riesgos que pueda tener su, en este caso, inversión. Sin embargo, los bancos de inversión sabían que estaban negociando con activos tóxicos, y se ponían de acuerdo con las agencias de calificación para que esos activos tóxicos tuviesen un nivel de credibilidad alto, y poderlos vender, así, a precios elevados.

Esto responde automáticamente a la pregunta, ya que las agencias de calificación ganaban dinero (puesto que de darle la calificación que se merecían, esas inversiones habrían alejado a los clientes, y habrían perdido dinero), y los bancos de inversión daban salida a la cantidad de préstamos que tenían, por precios elevados. Estas ganancias después se repartían entre los directivos de las empresas. Por tanto, los inversores asumían el riesgo, sabiéndolo estas empresas, y éstas obtenían beneficios.

Por último, la pregunta de qué opina la población en general, es bastante clara. El 15 de Octubre de 2011, tuvo lugar la primera manifestación mundial, uno de cuyos lemas era “Somos el 99%”, y detrás varias reivindicaciones. El movimiento Occupy Wall Street, lleva tiempo con un slogan parecido, recordando que la riqueza de Wall Street pertenece a un 1%, mientras que el otro 99% está viendo como sus vidas se precarizan.

Podemos expresarlo de la siguiente manera: “el 0,9% de la humanidad ostenta el 39% de la riqueza mundial”, y “según datos de 2004, la riqueza de las tres fortunas individuales más grandes del planeta equivalían al PIB de los 48 estados más pobres del mundo”. Estos datos corroboran la tesis marxista de que el capital acabaría concentrándose en unas pocas manos. Además, muestran lo acertado de los gritos de la población. Recordemos que sólo en España, la manifestación del 15 de Octubre sacó a más de un millón de personas a la calle, y tuvo un seguimiento mundial en 951 ciudades de 82 países, con el fin de denunciar el actual sistema económico y el poder abusivo de las entidades financieras.

Así, la opinión pública en general, considera que el sistema financiero enriquece a unos pocos, mientras empobrece a la gran mayoría del globo.