jueves, 9 de enero de 2014

La Economía como ciencia


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Economía es el estudio de las actividades e instituciones humanas desde el punto de vista del precio y del valor.

Economia como ciencia


Esta definición general es suficientemente amplia para abarcar todas las fases de la vida económica, y se puede aplicar a todas las actividades de la misma, tanto en un régimen de propiedad privada como de socialismo de Estado o comunismo. Los métodos mediante los cuales satisface el hombre sus necesidades dependen de la organización social en que vive, de las clases de recursos naturales que existen donde habita y de los conocimientos técnicos de que dispone. Pero cualesquiera que sean las condiciones, tiene necesidades basadas en exigencias biológicas fundamentales y en el grado de cultura de la comunidad. Para satisfacer estas necesidades es esencial la actividad productora aplicada a los recursos naturales. Aun cuando el hombre viviese en completo aislamiento, serían aplicables a estas actividades ciertos principios fundamentales. Cuando vive en sociedad y practica el intercambio de bienes, todavía rigen estos principios elementales; pero además intervienen otros factores, debido a que vive entre otros hombres y coopera con ellos en la obtención de los medios para satisfacer sus necesidades mediante los recursos naturales.

Importa hacer la observación de que la ciencia económica proporciona los elementos necesarios para hacer el análisis de cualquier clase de orden económico. El sistema de precios funcionará de cierta manera en una sociedad donde exista un régimen de libre competencia y de propiedad privada; funcionará de manera muy distinta en una sociedad donde impere un régimen de monopolio, y funcionará de manera todavía más diferente en una sociedad socialista.

- Los elementos fundamentales del análisis que ha ideado la Economía se pueden aplicar al estudio de cualquiera de estos tipos de sistema económico


El economista experto está provisto de un "instrumental científico", que aumenta constantemente, tan como curvas de oferta y demanda, curvas de ingresos y gastos medios y marginales, el principio de la proporcionalidad, el del coste constante, variable, etc, etc. En este punto, carecería de utilidad el hacer una relación de todo el instrumental científico que ha creado el progreso de la ciencia durante los últimos doscientos años. Pero es importante llamar la atención sobre el hecho de que estos elementos de análisis son tan importantes para la comprensión y gobierno de una sociedad económica socialista como para la de un sistema económico capitalista.

- Hubo un tiempo en que se decía que la Economía era una ciencia puramente deductiva


Con esto se quería dar a entender que el economista comenzaba cualquier investigación estableciendo ciertas hipótesis, como en Geometría, que se suponía eran axiomáticas. Se alegaba que estas hipótesis eran indiscutibles. Una de ellas era que toda persona trata de obtener el máximo de satisfacciones; otra, que si la población aumenta, el producto medio por trabajador debe declinar en definitiva -expresión inexacta de la ley del rendimiento decreciente-; otra era la tendencia de la población a exceder de la oferta de alimentos y, finalmente, se suponía que la producción podía aumentarse indefinidamente con ayudar del capital. Una vez sentadas estas hipótesis, se suponía que el economista podía llegar a conocer, por deducción, todos los efectos posibles de los cambios de población y de la oferta o demanda de tierras. Se creía que eran suficientes el raciocinio y el conocimiento de las hipótesis.

De hecho, los escritores que hicieron estas afirmaciones acerca de la naturaleza de la investigación científica nunca siguieron sus propias prescripciones. Para toda persona inteligente debe ser evidente que las relaciones humanas no son tan simples como suponía esta metodología. Cuando los primeros economistas trataban de resolver seriamente un problema, se apoyaban siempre, hasta cierto punto, en el razonamiento deductivo, pero también intentaban sacar de la Historia y la experiencia lo que realmente había sucedido cuando se presentó alguno de los cambios que estaban investigando.

- El método de la Economía es el mismo que el de las ciencias naturales


Toda investigación comienza con una hipótesis. Por ejemplo, el precio del trigo se ha elevado. Si la investigación tiene por objeto hallar qué causas, o, hablando con más propiedad, qué condiciones antecedentes han producido este fenómeno, el primer paso es seleccionar ciertas causas posibles. La experiencia del pasado ha demostrado que el precio de un artículo puede elevarse si hay una disminución apreciable en la cantidad producida y ofrecida para la venta. Aquí tenemos la hipótesis -una posible causa-. Si ésta fuese la única causa posible, no tendría razón de ser la investigación. Sabríamos inmediatamente que siempre que el trigo aumentase de precio, la oferta debía haber disminuido. Pero hay muchas otras causas posibles. Pudiera ser que hubiese aumentado la demanda de pan blanco, y en este caso también nos enseña la experiencia del pasado que este factor puede hacer que el precio del trigo aumente. Asimismo, cuando la cantidad de dinero ofrecida por los artículos aumenta, sin un aumento correspondiente de esos artículos, es probable que los precios aumenten más o menos. Esta es otra posibilidad que también debe investigarse.

El economista que se enfrenta con la pregunta: "¿Por qué ha aumentado el precio del trigo?", establece numerosas hipótesis. Luego intenta procurarse hechos para averiguar si cualquiera de los acontecimientos que podrían haber originado la elevación de precio ha tenido lugar. En forma semejante, si se pide a un bacteriólogo que averigüe la causa de una epidemia, éste debe saber primero que clase de enfermedad es. Esto puede compararse con el hecho observado de que ha subido el precio del trigo. Luego, utilizando sus conocimientos -experiencia del pasado obtenida por él o por otros-, forma una determinada hipótesis acerca de la causa de la enfermedad. Mediante ensayos, familiares a los hombres de ciencia que trabajan en el campo bacteriológico, comprueba, cuando es posible, si aparecen microorganismos que se sabe producen una enfermedad semejante. Si halla que existen y que no hay otros organismos perjudiciales que puedan producir ese padecimiento, generalmente su trabajo ha terminado. Queda para otros hombres de ciencia indicar el remedio que alivie los estragos producidos por la enfermedad o la haga desaparecer. Y todavía corresponde a un grupo diferente el persuadir a la gente de que tome las medidas adecuadas para conseguir el mejoramiento o cura de la dolencia.

- Toda investigación científica comienza con un cierto conocimiento de hechos, es decir, observaciones y un cierto conocimiento de la relación entre los hechos


Para descubrir nuevas verdades sólo hay un procedimiento. Se establece una hipótesis, con los cuales se comprueba si aquella hipótesis es o no correcta. Cuando el objeto de la investigación permite el total dominio sobre él, el método es el del "experimento regulado". Un determinado objeto se coloca tal posición que sólo una cosa -la causa que se está investigando- puede producir un efecto. Luego se deja o se hace que esta variable actúe sobre el objeto en cuestión, y se observa el resultado. Por ejemplo, se calienta hasta una cierta temperatura un recipiente lleno de gas, y se observa la variación de presión. Mediante este experimento puede medirse el efecto de la variación de temperatura sobre la presión dentro del recipiente. Naturalmente, la causa es el calor aplicado. Mediante el experimento, cuidadosamente repetido, se pueden establecer relaciones relativamente exactas entre las temperaturas y las presiones.

No hay otro método para descubrir relaciones, tanto en el mundo orgánico como en el inorgánico. Sin embargo, a menudo, los individuos hacen predicciones o llegan a conclusiones mediante procesos deductivos. Pero hasta que estas predicciones y conclusiones han sido comprobados por la experiencia, no pasan de ser hipótesis. Esta afirmación se aplica a las investigaciones científicas en Economía, así como en las ciencias naturales.

- En la Economía, lo mismo que en los restantes estudios que implican relaciones humanas, los experimentos regulados son muy difíciles


Por ejemplo, supongamos que deseamos saber el efecto de las variaciones del precio del pan sobre su consumo. Supongamos, además, que fuese posible obtener la cooperación de los panaderos de una comunidad privada. El precio del pan se eleva gradualmente hasta alcanzar un nivel triple del normal. Se observa el volumen de ventas. Luego se reduce a un tercio de su nivel normal y se observa de nuevo el citado volumen. Se repite el procedimiento varias veces, para diferentes precios, entre estos dos límites extremos. Podría suponerse que estas observaciones nos permitirían establecer una escala completa de las cantidades de pan compradas a los diferentes precios y los precios a que se venderían las diferentes cantidades. Sería esto exacto si pudiésemos estar seguros de que las condiciones externas eran siempre las mismas.

+ Sin embargo, los resultados de tal experimento diferirían de los obtenidos en el laboratorio:


1.º No sabríamos hasta qué punto se obtendrían los mismos resultados si se realizase el experimento en otra comunidad. Podría deducirse con seguridad la conclusión de que no serían muy diferentes; pero la diferencia podría ser lo suficientemente grande para que no fuese posible establecer con este experimento la "ley matemática de la demanda de pan". Naturalmente, no sucede así en las ciencias que tratan de la materia inorgánica.

2.º Si el precio del pan permaneciese alto durante mucho tiempo, sería probable, y posiblemente sucedería, que la gente lo sustituyese por otros alimentos. Si se habituase al empleo de sustitutos, la disminución del precio no originaría el mismo aumento de venta que si no hubiese existido tal hábito. Es innecesario decir que un experimento con materias inorgánicas no estaría sujeto a tal variación.

3.º Si el experimento se repitiese después de transcurrida una década, podría suceder que las condiciones que influían sobre el poder adquisitivo o los hábitos de consumo hubiesen variado, y los resultados serían diferentes.

4.º Finalmente, aunque los resultados del experimento pudiesen considerarse relativamente exactos para el grupo, no serían exactos para un determinado individuo perteneciente al mismo. Cada individuo está gobernado en sus acciones por factores subjetivos y por condiciones externas. Como quiera que los individuos son subjetivamente distintos, y como no hay dos que vivan exactamente en el mismo ambiente, siempre se desvían algo de la forma de comportarse del grupo a que pertenecen.

----------

Fuente:
Principios de Economía, por Frederic B. Garver (Universidad Minnesota) y Alvin Arvey Hansen (Universidad de Harvard).