jueves, 16 de enero de 2014

El dinero: origen y tipos de dinero


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El dinero es todo aquello que es aceptado por una colectividad como instrumento de cambio, medio de pago, y que viene expresado en unidades de cuenta.

Origen Dinero

Recordada su definición, podemos afirmar que hoy día, en la gran mayoría de las economías el dinero es usado con habitualidad en la vida cotidiana (no en todas, como vimos en nuestro artículo sobre la economía primitiva de los isleños de Trobriand, cuya economía estaba basada en un sistema de trueque). Y es que ya desde épocas tempranas el ser humano utilizaría, como veremos, diferentes medios de pagos.

- El papel del dinero a lo largo de la historia


Remontándonos en la historia a los comienzos del ser humano, a épocas remotas, vemos que numerosos objetos y bienes, muy variados, que iban desde el ganado hasta la sal, fueron utilizados como medios de pago.

En estas sociedades primitivas, tradicionalmente poco organizadas, se podría decir que el valor que tenía el dinero, o sea, los bienes y objetos que dedicaban a este uso, era de carácter intrínseco, de forma que el valor como unidad monetaria era el mismo que el valor que tenían como pura mercancía (estamos ante el denominado dinero mercancía, que veremos a continuación).

Dinero mercancia ganado
Inicialmente se llegaba a utilizar como medio de pago el ganado.

- El dinero mercancía


El dinero mercancía, utilizado de manera generalizada en tiempos pasados, tenía las siguientes características:

+ El dinero mercancía debía ser duradero


De esta forma no sería aceptado por la comunidad como dinero mercancía objetos o mercancías con un carácter altamente perecedero, o deteriorable en un corto período de tiempo. Debía ser por tanto duradero.

+ El dinero mercancía debía ser transportable


El dinero mercancía debía ser transportable. La lógica de ello es patente, ya que si no tuviese un alto valor respecto a su peso algunas operaciones se plantearían impracticables.

+ El dinero mercancía debía ser divisible


El bien elegido como dinero mercancía debía poder subdividirse en cantidades más pequeñas sin perder valor. La finalidad está clara: poder hacer pagos más reducidos.

+ El dinero mercancía debía ser homogéneo


Por ello entendemos que el bien en cuestión, utilizado como dinero mercancía, debía ser de un valor igualitario en cualquiera de sus unidades. En caso contrario los intercambios serían harto complicados.

+ El dinero mercancía debía ser de oferta limitada


Y es que cualquier bien que pretendamos utilizar como dinero mercancía no podrá tener tal carácter si su oferta no está limitada, ya que no tendría un valor económico.

Observando los requisitos del dinero mercancía no es de extrañar que metales preciosos, como el oro y la plata (normalmente), hayan sido con frecuencia las mercancías escogidas para hacer las veces de dinero.

+ El ejemplo del oro como dinero mercancía


Podemos ver lo apropiado de la utilización del oro en la historia como dinero mercancía: tiene un elevado valor en usos no monetarios, pudiendo llevarse a cabo transacciones gravosas con poco peso; las piezas de oro son duraderas y fácilmente almacenables, pudiendo establecerse sin problemas su calidad y de sencilla división.

Monedas oro romanas
Monedas de oro de la antigua civilización romana (ver historia).

- El dinero fiduciario


El dinero fiduciario o dinero signo será aquel bien que, aún teniendo un valor muy escaso como mercancía, mantiene su valor como medio de cambio porque los integrantes de la sociedad que le da uso confían en que el emisor responderá de los pedazos de papel o monedas acuñadas, cuidando de que la cantidad emitida sea limitada.

Dinero fiduciario
Los billetes constituyen un ejemplo claro de dinero fiduciario.

- El dinero metálico y el dinero papel


Con el tiempo, y aunque el dinero metálico en su momento se presentó como la solución a la búsqueda de un medio de pago aceptable, sus dificultades hicieron que se sustituyese por dinero de papel de pleno contenido, o en otras palabras, certificados de papel respaldados por depósitos de oro o plata de igual valor a los certificados que se poseían.

Este tipo de dinero surgiría en la Edad Media gracias a la actividad de los orfebres, que disponían de cajas de seguridad mediante las cuales ofrecían servicios de custodia de metales preciosos, entre otros objetos valiosos. Eran los primeros depósitos.

----------

Por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz.

----------

Fuente:
Francisco Mochón, Economía, teoría y política, páginas 344 - 345.