domingo, 3 de diciembre de 2017

Las actividades especulativas: concepto, finalidad y funciones



La especulación está presente en todas las bolsas de valores, aunque no toda actividad, ni mucho menos, que se desarrolla en los mercados bursátiles, consiste en especular (ya vimos la diferencia entre ser un inversor y un especulador). Atendiendo a su concepto, básicamente consiste en mantener ciertos títulos, a determinados precios, esperando que mañana, o cuando sea, se pueda vender a un mayor precio, obteniendo una plusvalía (una ganancia). También puede consistir en vender las acciones hoy a un precio, esperando a que se reduzca su cotización, pudiendo comprarlos a un mejor precio.

Actividades especulativas y economia
El especulador busca poder vender mañana, con ganancias, las acciones que compró hoy.

- La finalidad de las actividades especulativas propia de los mercados bursátiles


Ni que decir tiene que la finalidad de llevar a cabo una actividad de especulación, para el especulador, es aumentar patrimonio, ganar dinero.

Siendo esto así, hay que ser consciente de que la especulación tiene más de suerte que de fundamento. A las cotizaciones les dan absolutamente igual las apuestas de los especuladores, y siendo así debemos tratar la especulación como eso, una apuesta, como podría ser apostar en un casino, en la ruleta, al rojo o al negro.

Veámoslo con un ejemplo: supongamos que un especulador, convencido de poder venderlo mañana más caro, paga 600€ por un billete cuyo valor intrínseco es 500€. Mañana, otro especulador, esperando poder revenderlo pasado aún más caro, lo compra por 700 euros, pero a partir de ahí los inversores, viendo que dicho billete cotiza muy por encima de su valor, empiezan a venderlo, bajando su cotización hasta 350 en un día (hay que recordar que las subidas y bajadas suelen pasarse de frenada a corto plazo). Aquí el primer especulador habría ganado 100 euros (a lo que habría que restarle, por cierto, las comisiones del bróker –intermediario–, las comisiones de BME –el canon de la empresa propietaria de la bolsa española– y el 20% –aproximadamente– de impuestos), y lo habría ganado por suerte, porque el segundo especulador existía, pero este segundo especulador, que compró el billete por 200€ más de su valor, lo vende al día siguiente por 350 (y lo vende porque, al estar especulando, no se ha preocupado de calcular cuánto valía el billete, vendiéndolo incluso por debajo de su valor), y le pierde un 50% (eso, más las comisiones, porque al bróker y a BME le da igual que hayas vendido a pérdida).

En definitiva: si no te gustan los casinos, no entres a la bolsa a especular, porque técnicamente estarás haciendo lo mismo, y como en el casino, acabarás por perder tu dinero (otra cosa es que sea una actividad que te entretenga, y que hagas con una parte muy reducida de tu patrimonio, pero siempre siendo consciente de que se tienen las de perder a medio/largo plazo).

Mientras el especulador se centra en los precios, el inversor trata de calcular el valor intrínseco a un determinado activo.


- ¿Cumple alguna función la actividad especulativa que se desarrolla en la bolsa?


Los especuladores cumplen su función, por supuesto, aunque la mayoría de ellos la desconozcan.

Básicamente, el hecho de que tantos especuladores estén en la bolsa comprando y vendiendo títulos de compañías cotizadas, lo que permite es que todo aquel que quiera comprar o vender sus acciones, independientemente de que lo haga en el marco de la especulación o de la inversión, pueda ver completada su operación en un período muy corto de tiempo.

Imaginamos que queréis vender vuestras acciones ahora, porque necesitáis el dinero y entendéis que el mercado bursátil os ofrece un buen precio. Imaginaos que, habiendo dado la orden de venta, no exista nadie al otro lado queriendo comprar vuestras acciones, y por tanto pasarían los días y no podríais vender. Gracias a los especuladores, salvo excepciones (empresas cuyas acciones son muy ilíquidas, y que en todo caso no están en el IBEX 35, aunque estén en la bolsa), veréis como os las comprarían en un momento (y lo mismo al revés, casi siempre hay alguien al otro lado dispuesto a vender las acciones que queréis comprar).

----------

- ¿Qué tal les va a los especuladores que compran y venden el mismo día?


Como hemos comentado, las actividades especulativas no suelen dar resultados muy atractivos si atendemos al conjunto de los mismos. Alejandro Estebaranz, gestor del fondo de inversión True Value, nos lo explica muy bien en el vídeo que os dejamos a continuación:


----------

- Otros artículos introductorios sobre inversión


+ Cómo no empezar a invertir en bolsa

+ La inversión en empresas cotizadas

+ Empresas a evitar a la hora de invertir en renta variable

+ Fondos de inversión en renta variable: factores a la hora de invertir

+ La inversión como proceso de descarte

+ La volatilidad en la inversión: ¿positiva o negativa?

+ Resultados y suerte en la inversión en renta variable

+ La inversión a través de fondos de inversión y su ventaja fiscal frente a la inversión directa

+ Aprender a nadar y aprender a invertir: analogías

----------

Por Javier García de Tiedra González, Graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.