viernes, 6 de septiembre de 2013

La producción y los factores productivos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La producción es definida como la actividad económica a través de la cual se crea un bien o un servicio que permite satisfacer una necesidad determinada. Para crear un nuevo bien o servicio, hay que utilizar y combinar diversos recursos económicos que son conocidos bajo el nombre de factores productivos (o con el nombre inglés de input).

Produccion y fabricas

- Factores productivos


Más concretamente, los factores que se combinan son los siguientes:

+ Recursos naturales


Los recursos naturales, que son los que suministra la naturaleza y de la transformación de los cuales se obtienen los bienes económicos que serán destinados al consumo. Por ejemplo, el petróleo, el gas natural, los minerales, el agua, etc.;

+ Trabajo


El trabajo, que es la actividad desarrollada por el hombre a través de la cual transforma los recursos en bienes y servicios, manera de poder satisfacer necesidades específicas;

+ Capital


El capital, que representa al conjunto de los bienes económicos presentes en la empresa (tales como la maquinaria), que permiten producir nuevos bienes económicos.

- Factores de producción: fijos y variables


Los factores de producción pueden ser fijos y variables, en función del período de tiempo necesario en que son empleados para la producción del bien.

Los factores de producción fijos son los que se mantienen en una cantidad constante durante toda la duración de la producción (por ejemplo, las instalaciones). Por el contrario, la cantidad utilizada de factores de producción variables se puede modificar en el curso de la misma producción (por ejemplo, la cantidad de materias primas).

Realmente esta distinción entre factores de producción fijos y variables es válida y aplicable únicamente en el caso en el que la producción tenga lugar en un período de tiempo relativamente corto, puesto que en un período temporal mayor, la empresa tendrá la posibilidad de modificar también las propias instalaciones y por consiguientes hallar una nueva combinación eficiente de los factores.

- El corto plazo


Dicho esto podemos definir el corto plazo como el tiempo durante el cual algunos de los factores de producción empleados permanecen fijos (es decir, a causa de la dificultad de variar la cantidad en un período corto). Precisemos rápidamente que el corto plazo no define un intervalo de tiempo preestablecido de alguna forma, sino que es variable de una empresa a otra, según el tipo de producción que se realiza: mientras que en alguna empresa puede durar sólo pocas semanas, (por ejemplo, en el caso de una empresa que produce medias de mujer), en otra puede durar varios años (piénsese en una empresa dedicada a la construcción de aviones).

- El largo plazo


El largo plazo representa un intervalo temporal relativamente amplio que permite variar la cantidad utilizada de todos los factores de producción empleados. Por este motivo, la empresa considera el largo plazo como horizonte de programación, es decir, desde el presente formula los planes para el futuro y decide la estrategia a largo plazo. Estas decisiones determinaran la situación a corto plazo en la que se encontrará en el futuro.

- El proceso productivo


Ya hemos dicho que, para poner en marcha la producción, se combinan los distintos factores de producción utilizados por la empresa. Se define con el término proceso productivo al método empleado por la empresa para combinar entre sí a los distintos factores de producción que pretende utilizar, es decir, el modo según el cual decide organizar su producción: esta elección le permitirá obtener la misma producción que habría tenido si hubiese utilizado cualquier otro proceso productivo, pero empleando una cantidad menor de al menos uno de los factores productivos que ha utilizado. Esta elección corresponde al proceso productivo óptimo. Por ejemplo, una firma de automóviles podría decidir construir sus propios coches casi totalmente a mano, empleando por consiguiente a muchos obreros y utilizando poca maquinaria, pero esta elección implicaría unos coste elevados, porque el empleo de mano de obra es más costoso que la utilización de maquinaria; o bien podría decidir mecanizar la producción para utilizar menos trabajo humano a fin de ahorrar coste. En el primer supuesto, la relación entre los factores productivos no parecería ser la óptima en caso de que el objetivo de la empresa fuese la fabricación de un gran número de automóviles para ofrecer a un gran público y a un precio bajo. Si su objetivo fuera éste, entonces optaría por la segunda alternativa.

Sin embargo, tenemos que precisar que la combinación de los factores de producción para crear nuevos bienes no es libre, sino que está limitada por la tecnología: ésta se define como el conjunto de conocimientos relativos a los procesos de producción (es decir, a los modos de producir) y a los bienes producidos.

Por lo tanto, la tecnología existente en un determinado momento impone una limitación tanto a la cantidad como a la variedad de bienes que es posible producir con los recursos disponibles, y en consecuencia, incluso a las necesidades humanas que pueden ser satisfechas. Dicho de una forma más sencilla, esto significa que no podemos más de lo que la tecnología existente nos permita. Pensemos en los electrodomésticos que nos rodean: la mayor parte ha sido proyectada y producida únicamente en los últimos decenios, y esto gracias al progreso tecnológico.

- La función de producción


Para proseguir en nuestro análisis, tratemos ahora otro concepto muy importante, la función de producción: ésta define para un período de tiempo y según la tecnología existente, la relación que existe entre la cantidad utilizada de los factores productivos disponibles y la cuantía máxima de bienes y servicios que se puede obtener de dichos factores.

+ Producción total máxima


Disponer de dicha información, expresada por la función de producción, es de suma importancia, porque a partir de ella los productores pueden conocer la producción total máxima de un bien o servicio que le permite obtener cualquier combinación de las cantidades de factores productivos empleados. Obviamente una empresa que desee maximizar su beneficio adoptará una combinación de los factores productivos que le permita minimizar el coste de producción del bien o servicio. Sin embargo, deberá conocer también otros aspectos ligados a la producción, tales como el producto medio y el producto marginal.

Estos conceptos permiten evaluar cómo varía la producción del bien producido por la empresa cuando cambian las cantidades utilizadas de los distintos factores productivos.

+ Producto medio y producto marginal


El producto medio se obtiene dividiendo la producción total por la cantidad empleada de un factor de producción, mientras que el producto marginal indica el incremento que se obtiene en la producción total cuando aumenta la cantidad empleada de uno de los factores (variables) utilizados en una unidad, permaneciendo constantes las cantidades empleadas de los demás factores. En base a estos conceptos es posible anunciar la denominada ley de los rendimientos decrecientes (o de la productividad marginal decreciente): cuando aumentamos la cantidad empleada de un factor (variable) utilizado en la producción de un bien o servicio, mientras mantenemos constante la cantidad empleada de los demás factores, en un cierto punto nos percatamos de que los incrementos que se registran en la cantidad producida son sucesivamente menores, es decir, decrecientes.

Esto significa que el producto marginal de un factor de producción variable decrece en cierta forma después de que a la vez aumentemos la cantidad empleada de dicho factor. Esta ley se basa en los siguientes supuestos:

1. Se deben utilizar por lo menos dos factores de producción.

2. Los factores de producción deben poderse combinar en varias proporciones.

3. Debe existir como mínimo un factor de producción fijo.

4. Se utiliza la tecnología existente.

Pensemos ahora en el largo plazo y preguntemos qué le ocurriría a la cantidad total producida si la empresa decidiera aumentar proporcionalmente la cantidad empleada de todos los factores de producción que está utilizando para obtener una cantidad determinada de bienes y servicios.

Hemos definido el largo plazo como la situación en la que todos los factores de producción son de carácter variable, por lo que la empresa, al tener un mayor margen de maniobra, está en condiciones de escoger la combinación más eficiente de los distintos factores de producción que ha decidido utilizar.

Si la empresa decidiese incrementar las cantidades empleadas de sus factores de producción, se produciría el consiguiente incremento de unas dimensiones determinadas: intentemos pensar en la introducción de nueva maquinaria más avanzada y sofisticada, la cual procedería a desplazar o sustituir a la ya existente.

+ Rendimientos de escala


No hemos dicho, sin embargo, que incrementando la cantidad empleada de todos los factores de producción, la empresa deba obtener un incremento similar en la cantidad total producida. Por ejemplo, si en un cierto momento nuestra empresa decidiese doblar la cantidad empleada de factores productivos, podría no obtener el doble de la cantidad total producida. Esto lleva a introducir la definición del concepto de rendimientos de escala, que define el distinto comportamiento de la cantidad total producida a consecuencia de las variaciones en las cantidades empleadas en los factores de producción.

En efecto, pueden presentarse tres situaciones distintas:

. El incremento en la producción total puede ser superior al incremento de los factores productivos: se habla entonces de rendimientos de escala crecientes;

. El incremento de la producción total puede ser proporcional al incremento de los factores productivos: en este caso se habla de rendimientos de escala constantes;

. El incremento de la producción total puede ser inferior al incremento de los factores productivos: este caso es el que origina los llamados rendimientos de escala decrecientes.

Este distinto comportamiento de la producción al variar las cantidades utilizadas en los distintos factores de producción es debido a múltiples elementos. Se toma por hipótesis el caso típico de la indivisibilidad de muchos de los factores de producción utilizados: si, por ejemplo, nuestra empresa decidiese sustituir una maquinaria vieja por otra nueva, en el momento de la adquisición de la nueva maquinaria no podría pretender que ésta viniera dividida en dos para tomar sólo una de las dos mitades, de manera que puede obtener el mismo volumen de producto acabado. De esta forma, teniendo la nueva maquinaria una mayor capacidad que la antigua, esta característica hará aumentar la cantidad total producida de bienes, es decir, que la nueva maquinaria generará rendimientos de escala crecientes, que permitirán un aumento de los beneficios.

----------

- Introducción a la microeconomía: otros artículos en nuestro blog de economía


+ Introducción a la microeconomía

+ La microeconomía y el sistema económico

+ Los recursos y las necesidades humanas

+ La protección de los recursos ambientales

+ El concepto de utilidad

+ Disponibilidades monetarias, precios de los bienes, gustos y preferencias de los consumidores

+ Comportamiento del consumidor: disponibilidad de dinero

+ Variaciones en el precio de los bienes

+ Variaciones de los gustos y preferencias de los consumidores

+ La empresa

+ La competencia perfecta

+ El monopolio

+ La concurrencia monopolística

+ Los costes de la empresa