miércoles, 19 de diciembre de 2012

Las Innovaciones Tecnológicas


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El verdadero inicio de la revolución tuvo lugar con la transformación de las técnicas de hilatura y tejido de paños a menor coste, y estas innovaciones afectaron primero a la manufactura del algodón que a la de la lana, porque tecnológicamente el algodón se prestaba mejor a la mecanización. Alrededor de 1760, Gran Bretaña consumía dos millones de libras de algodón, que venía sostenido por una elaboración de tipo artesanal.

Innovaciones tecnologicas

Gracias a la creciente utilización de máquinas para limpiar las fibras, hacia 1785 el consumo de algodón había subido hasta veintidós millones de libras, pasando a ser así la segunda industria después de la lanera. En los cincuenta años siguientes, la fabricación del algodón experimentó un desarrollo impresionante: su elaboración era realizada casi enteramente en la fábrica, su consumo ascendía a 366 millones de libras, la parte destinada a la exportación superaba en un tercio a la del consumo interno y se había convertido en la principal industria en el país. Gracias a las ganancias derivadas del comercio de exportación, Gran Bretaña pudo contar con una acumulación de capital mayor que la de cualquier otro país europeo (excepto Países Bajos). Tal acumulación permitió aplicar tipos de interés más bajos, indispensables para poder tener la financiación del desarrollo y la prosperidad industrial.

En aquellos años la estructura financiera británica era muy avanzada, aunque el crédito que se suministraba era sustancialmente a corto plazo, y por lo tanto idóneo para la cobertura de las transacciones comerciales. Por otro lado, la acumulación de capital fijo (es decir, los bienes duraderos de las empresas que podían ser empleados en más ciclos productivos como, por ejemplo, las instalaciones y la maquinaria) era relativamente baja. La acumulación de capital fijo crecía sólo cuando el avance tecnológico requería enormes cantidades de dinero. Es por esta razón que el crédito bancario fue particularmente necesario, con lo que en el Reino Unido se elevó el producto per cápita a un nivel suficiente para fomentar un mayor ahorro. Este proceso explica el desarrollo británico, que no estuvo basado en la transferencia de recursos desde la agricultura a la industria: mientras que generalmente el aumento de la productividad agrícola genera el ahorro necesario para financiar la expansión de la industria, este proceso no tuvo lugar en Gran Bretaña, donde el progreso de la actividad agrícola en aquellos años fue más bien modesto, y contribuyó al progreso de la economía nacional únicamente a partir de 1815.