martes, 3 de enero de 2017

Georg Friedrich Knapp (1842 - 1926)

La muerte del profesor KNAPP, ocurrida el 20 de febrero de 1926, arrebató al mundo científico alemán una de las más destacadas figuras, de la que puede denominarse tercera época de la Economía Política en Alemania (la primera época es la "cameralista", cuyos representantes más destacados fueron SECKENDORFF y JUSTI; la segunda corresponde al período clásico británico y culmina en las obras de THÜNEN y de HERMANN), cuyos aspectos más notables fueron la "Sozialpolitik" y el "Método Histórico". Unido a SCHMOLLER, WAGNER, BÜCHER, BRENTANO, aun cuando difiriendo de cada uno de ellos en diversos aspectos, GEORG FRIEDRICH KNAPP permanecerá siempre asociado a los méritos y a los defectos de los hombres de dichos período.

Georg Friedrich Knapp y economia
Imagen: Rete MMT

Unas cuantas palabras bastarán para dar cuenta de los principales pormenores de su vida tranquila. Nació el 7 de marzo de 1842 en Giessen, hijo de un profesor, autor de un célebre libro de Tecnología. Estudió en Munich, Berlín y Göttingen, adquiriendo la formación de estadístico y poseyendo una preparación matemática excepcional en su tiempo. En 1867 fue nombrado jefe del departamento estadístico del Municipio de Leipzig, donde se hizo acreedor a grandes alabanzas por la perfección de los trabajos allí realizados bajo su dirección. En 1869 fue nombrado profesor "extraordinario" –un título análogo, aun cuando no idéntico, al de profesor "auxiliar"– en la Universidad de Leipzig, de donde pasó a la Universidad de Estrasburgo en 1874 al ser nombrado catedrático. En dicha Universidad sirvió hasta mucho tiempo después, cuando se retiró de su cátedra en 1919, al verse obligado a abandonar la que se había convertido en una ciudad extranjera.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Friedrich von Wieser (1851 - 1926)

El último de los tres fundadores de la llamada Escuela Austríaca de Economía, FRIEDRICH VON WIESER, falleció el 23 de julio de 1926, pocos días después de haber cumplido los setenta y cinco años, y todavía disfrutando de un pleno vigor mental y corporal.

Friedrich von Wieser e historia de la economia
Friedrich von Wieser (1851 - 1926) fue uno de los tres fundadores de la Escuela Austríaca de Economía.

El barón FRIEDRICH VON WIESER, nacido el 10 de julio de 1851, hijo del Canciller Privado LEOPOLDO VON WIESER, recibió su educación en Viena, donde se licenció en 1872. Por este tiempo sus estudios favoritos habían sido los estudios históricos, pero en 1872 el conocimiento de los Grundsätze de MENGER le convirtió a la teoría económica. Y por este camino continuó en sus años de estudio en las Universidades de Heidelberg, Jena y Leipzig, y durante el breve período en que desempeñó un cargo en la administración pública, antes de ser nombrado "Privatdozent" en la Universidad de Viena, en 1883; siendo llamado a la Universidad de Praga en 1884, donde permaneció hasta 1903, fecha en la que regresó a Viena para suceder a CARL MENGER. Prescindiendo de detalles accesorios de su carrera, quiero mencionar tan sólo que pasó a formar parte de la Herrenhauss (Senado) como miembro vitalicio en 1917, y que en el mismo año fue nombrado Ministro de Comercio; después de su dimisión volvió otra vez a su cátedra y a su labor científica.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Marie Esprit Leon Walras (1834 - 1910)

La sencilla grandeza que reside en una entrega incondicional a una tarea es lo que nos impresiona hoy, cuando contemplamos esta vida científica. Su lógica inherente, inevitabilidad y fuerza nos impresionan como un fenómeno de la Naturaleza. La meditación exclusiva sobre los problemas de la economía pura integraron su contenido. Nada más. Nada perturba la unidad total del cuadro. Ningún otro elemento tiene importancia; sólo aquél nos afecta. Lentamente, pero sin pausa, casi por su propio peso, el fruto de una vida laboriosa llega a imprimirse sobre nosotros.

Leon Walras y economistas en la historia
Marie-Esprit-Leon Walras | 1834 - 1910

Los acontecimientos externos de dicha vida se cuentan rápidamente. Extraigo de la autobiografía de WALRAS el material para el modesto marco que rodea al cuadro cargado de significado para la historia científica. WALRAS nació el 16 de diciembre de 1834 en Evreux, departamento del Eure. El curso de sus estudios muestra la inhabilidad del pensador para las cuestiones prácticas: fracasos que se pueden prever pensando en que se preparó para la École Polytechnique estudiando a DESCARTES y a NEWTON; falta de entusiasmo hacia los caminos trillados, como experimenta cada mentalidad investigadora. No logró ingresar en la Escuela de Minas. Entonces se dedicó al periodismo, trabajó para varias empresas, siempre con una falta de éxito característico. Desde nuestro punto de vista, sin embargo, es importante señalar que ya en su primera publicación en 1859 –un intento de refutación de las ideas básicas de PROUDHON– se convenció de que la teoría económica podía ser tratada matemáticamente. Desde aquel momento supo lo que deseaba; desde aquel momento todas sus energías se consagraron a un fin. Ahí –en el método y no en cualesquiera problemas específicos– se encuentra el origen de su obra. Se sintió impelido en esta dirección, aun cuando no se dio cuenta inmediatamente de cuán lejos llegaría por este camino. Entonces también se vio privado de la estabilidad y el ocio necesarios; en su autobiografía describe con amargura cáustica la atmósfera en los círculos científicos franceses; en general, no tuvo éxito en el intento de arraigar allí.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Karl Marx (1818-1883): la doctrina marxista

La mayor parte de las creaciones del intelecto o de la fantasía desaparecen para siempre después de un período que varía entre una hora de sobremesa y una generación. En otras, sin embargo, no ocurre así. Sufren eclipses, pero vuelven otra vez, y vuelven no como elementos indiferenciados de una herencia cultural, sino con su ropaje individual y con sus cicatrices personales que la gente puede ver y tocar. Estas son las creaciones que podemos llamar grandes; y es una ventaja de esta definición la de que ligue la grandeza a la vitalidad. Tomada en este sentido, esta es indudablemente la palabra que hay que aplicar al mensaje de MARX. Todavía existe una ventaja adicional al definir la grandeza de acuerdo con la reviviscencia: la hacemos independiente de nuestro amor o de nuestro odio. No tenemos necesidad de creer que una gran contribución deba necesariamente ser una fuente de luz inmaculada en sus líneas fundamentales o en sus detalles. Por el contrario podemos creer que se trata de una potencia de las tinieblas; podemos juzgarla fundamentalmente errónea o estas en desacuerdo en cualquier número de extremos concretos. En el caso del sistema marxista, semejante juicio negativo o incluso su refutación exacta, permiten comprobar, a través de su impotencia para derribarla de modo definitivo, la fuerza de la estructura. 

Karl Marx y economia


El hecho de que el gran maestro del credo socialista haya alcanzado un reconocimiento pleno en la Rusia soviética, no tiene nada de sorprendente. Y es, solamente, característico de semejante proceso de canonización que exista, entre el verdadero significado del mensaje de MARX y la práctica e ideología bolcheviques, un abismo tan profundo, por lo menos, como el que existió entre la religión de los humildes galileos y la práctica e ideología de los príncipes de la Iglesia y de los nobles feudales de la Edad Media.

sábado, 3 de diciembre de 2016

El desarrollo del capitalismo (II): la liberación de los campesinos y la supresión de la esclavitud

El logro de la independencia exterior de los Estados trajo aparejado el de la libertad interior. El Estado, que hasta entonces hubo de luchar en primer lugar contra las jurisdicciones intermedias interpuestas entre él y sus súbditos, tuvo que admitir que la libertad de sus súbditos era el mejor cimiento de su poder. Únicamente burgueses libres pudieron lograr que Francia resistiera contra la coalición de la Europa feudal. Sólo a un pueblo libre pudo el rey de Prusia exigir el gigantesco sacrificio con que defendió su independencia frente al conquistador extranjero. El siglo XVIII conceptuaba la libertad de la persona, de la propiedad y la contractual como derecho natural inalienable del hombre. Juan Locke (1632-1704) fue el primero en expresar esta idea. Frente a él pudo, a la verdad, ROUSSEAU caracterizar la propiedad privada del suelo como desmedro del estado de naturaleza, y MÖSER escribía por entonces su Etwas zur Naturgeschichte des Leibeigentums. Con todo, se dio a la petición de libertad el carácter de exigencia de la Humanidad. En el año 1525 se había suprimido en Zürich la servidumbre, como contraria al derecho divino; el siglo XVIII reclamó idéntica medida en nombra de la Humanidad; la supresión de los derechos feudales hizo posible el realizarlo; pero se advertía, al propio tiempo, que aquéllos eran obstáculos opuestos al desenvolvimiento económico: los servicios se prestaban mal y de mala gana bajo el señorío territorial. Cabía esperar que la libertad de empresa elevase el bienestar de la comunidad.

Esclavitud e historia de la economia

La Revolución del siglo XVII había derrocado ya en Inglaterra los vínculos feudales. Aseguradas allí de esta manera la libertad y la propiedad, tomó Inglaterra gran delantera a la Europa continental. Allí donde, como en Francia, Suiza, Alemania meridional y occidental, había seguido el labriego siendo portador de la vida económica y sólo sujeto a numerosas exacciones, cuya índole las hacía especialmente opresoras, pudieron tener más fácil efectividad las nuevas normas. En esencia, no se trataba más que de sustituir las cargas anticuadas por una contribución racional sobre el suelo. El 4 de agosto de 1789 suprimió la Asamblea Nacional de Francia los derechos feudales. La propia nobleza era propicia a esa renuncia, porque también ella estaba encadenada por una serie de obligaciones que ahora se derrumbaron. El avance de la Revolución francesa difundió la liberación de los campesinos por Suiza y Alemania occidental, no sin oposición de los antiguos titulares. En Hannover y Hessen electoral volvió a implantarse la servidumbre en 1815. El alzamiento de 1830 fue lo que aquí y en Suiza dio lugar definitiva mudanza. En Alemania del Sur no se completó la liberación hasta después de la sublevación de los campesinos en el año 1848.